domingo, 12 de diciembre de 2010

Pshfj

Ya terminó el maldito y todavía no pasa nada. Parece que de lo estúpido que debí haber estado, no me di cuenta de mil cosas.
En cierto momento del día, como a las 12:30, quise ser algo. Estaba en el metro. Quise estudiar, quise trabajar, quise vivir en mi departamento, quise tener muchas guitarras, quise fumar de mis plantas y quise estar con alguien.
Pero la nube de humo que quedó pegada al rededor de mi cerebro no me dejó querer más, y pasé de nuevo al letargo infinito que es como el ruido de fondo de una canción.
Si, me he hecho daño, me he drogado, he mandado a la mierda a un par de personas, he pedido plata para escaparme un rato, he mentido un poco y he llegado a olvidar partes de la película por escapar tanto.

A veces es ella la que me hace reaccionar. O ella. A veces ella. Pero siempre para luego darme cuenta de que no tengo argumento suficiente como para sostener ciertas ambiciones, o emociones. Y entonces todo se va a la mierda de nuevo.

1 comentario:

  1. debo decir que me parece mas cercano de lo qu debería parecerme...
    aun asi creo que es brillante
    aun asi creo en la ambiguedad necesaria del arte y porsupuesto de la vida.

    bendiciones.

    ResponderEliminar